Así como los científicos no terminan de conocer el coronavirus, que cada día que pasa presenta nuevas variantes, que obliga a replantear nuevas fórmulas para contrarrestar sus efectos y proteger las vacunas que tienen como norte el ser humano, los analistas políticos intentan conocer al candidato Pedro Castillo Terrones, que se ha convertido en  personaje de desiguales discursos.

Castillo, a quien poco se conoce en el espectro político, apenas un flojo recuerdo de su accionar como dirigente sindical conduciendo a las masas en el cercano 2017, en gigantesca jornada de reivindicación social de los maestros, que hizo trastabillar el gobierno y que obligó a la ministra Martens alejarlo de su presencia y no darle la cara, invitando como interlocutores a congresistas.

Ese es el escaso historial de un político andino de pico en brazos, que intenta construir su ideario sobre un plan de gobierno del que no ha sido parte, inscrito hace un año en la organización política “Perú Libre” de Vladimir Cerrón, el dueño del partido, que tendrá el control de la bancada, mientras su discípulo la hace de presidente de la república, y persiste en  actividades de rondero.

Contrariamente existen versiones que  Castillo Terrones, no sería un desconocido, pues tendría experiencia en la política nacional partidaria, se dice  ha sido parte de colectivos que gobernaron al país, por lo que tendría que dar más de una respuesta de su trajín político, que lo hizo postular a una alcaldía en el pasado, por lo cual no es tan exacto que el candidato del lápiz sea un inexperto.

Si se hurga en el pasado político del hoy candidato de “Perú Libre”, se observará que existen en su recorrido, no muy relevante, muchas etiquetas políticas partidarias que requieren conocerse, y como muestra de esta aseveración, está la composición de la bancada que ha colocado a 37 congresistas, inusual en un partido político nuevo, de inesperada presencia política de actualidad.

Aunque aún no está claro, la relación de personajes que integrarán la composición partidaria de la organización del “lápiz”, se habla de que habría personajes con pasado en Perú Posible, Partido Popular Cristiano, Unión por el Perú y algunos otros, por lo cual se estaría demostrando que existen muchos reciclados que estarían apostando por dicha ideología totalitaria de “Perú Libre”

En tanto, existe alguna confusión, respecto a qué organización de izquierda nos quieren vender, hurgando en la trayectoria política de Vladimir Cerrón, estaríamos hablando de la vuelta del Marxismo-Leninismo, es decir la izquierda más radical, de los tiempos de la hoz y el martillo, representado por el Partido Comunista del Perú y el PC Unidad, que  prácticamente ya no existen.

Desde la caída del Muro de Berlín y la Perestroika de Gorvachov, el mundo socialista se recompuso, y nuevas corrientes de izquierda moderada aparecieron en el mundo, el socialismo democrático de España, Chile, México, Argentina, no es igual que China, Korea, Venezuela y Bolivia, totalitario y dictatorial, Marco Arana y Verónika Mendoza, serían de  la nueva izquierda.

¿Qué opinas?

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

*