Con solo 38 por ciento de aprobación, por la serie de yerros cometidos en su gobierno, el presidente Pedro Castillo Terrones, empieza a reflexionar en su futuro político, como primer mandatario, y la realidad es que el pueblo, al que tanto menciona, le exige desarrollar una mejor labor como cabeza del régimen, lo que se traduce en renovación de su Consejo de Ministros (PCM)

El desgaste experimentado en solo 25 días de gestión presidencial, ha empezado a pasarle factura a Castillo Terrones, por su dureza en recibir opiniones de la clase política y doblegarse a la presión del secretario general de “Perú Libre” Vladimir Cerrón Rojas, si bien el mandatario no ha tenido significativa merma respecto a su volumen electoral cautivo, si lo ha tenido en el global electoral.

Tener más de 60 por ciento de la población en contra, es aseverar que su gobierno no ha logrado convencer a la población, que su mandato avanza en la dirección correcta y que su preocupación es dar solución a los problemas de sus gobernados y no darle prioridad a los temas de carácter ideológico, que ha desplazado la lucha contra la pandemia por la ineptitud de su anterior canciller.

Es cierto también que los adeptos a Pedro Castillo, no abonan a entender la realidad; cada vez que son reportados los congresistas de “Perú Libre”, que involucra a maestros e invitados, además de los que son afiliados natos del partido, responden respecto a los reiterados cambios del gabinete que exige el pueblo, responden: “hemos ganado las elecciones” olvidando ese magro 19% inicial.

En ese contexto, el gobierno debe reaccionar, aplicando el criterio de Mao Tse Tung, “dar un paso atrás y dos adelante” para lo cual es preciso desmarcarse del acoso del “Fuhrer” Cerrón, si Castillo se atrevió a desafiarlo cuando junto al premier Guido Bellido decidieron dejarle la posta de la Cancillería al diplomático de carrera Oscar Maúrtua de la Romaña, el camino tiene que continuar.

El presidente ha dado el primer paso para demostrar su voluntad democrática con los peruanos, ahora tendrá que dar otro paso más importante, refrescar el Consejo de Ministros (PCM) que plantean las encuestas sobre dicho tema, para lo cual deberá mostrar el carácter que lo identificó durante la campaña, hablar claro y fuerte, y optar por los cambios de los ministros impresentables.

Castillo debe demostrar que no actúa con el carné de “Perú Libre” en el bolsillo, al que se afilió solo para participar en las elecciones políticas que le dieron el triunfo, lo cual a decir del ministro de Justicia y DD.HH. Aníbal Torres, con cualquier partido hubiera ganado, hoy pisando tierra, el mandatario debe revelar que está claro y rectificar los errores que ha cometido por inexperiencia.

El próximo 26 de agosto, todo apunta, que el pleno pensará mucho en tomar una decisión, Acción Popular, como ha ocurrido en los últimos tiempos, tiene partida su decisión, unos apuestan por el voto de confianza y otros van a esperar, en otros partidos, también van por el mismo camino, en ese contexto se anuncia cambios ministeriales, ello podría evitar la continuidad del propio Bellido.

¿Qué opinas?

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

*