Finalmente el Jurado Nacional de Elecciones ha proclamado como jefe de Estado al señor Pedro Castillo. El suscrito no votó por él, pero hoy deposita su confianza para que el profesor haga un buen gobierno y tape la boca a todos sus opositores, incluyéndome.

La institucionalidad hoy en día está de capa caída y ya no tiene la confianza de la población. Esta vez, Pedro Castillo y la izquierda tienen la gran oportunidad de demostrar que saben gobernar en base a los intereses comunes y fortaleciendo los principales ejes sociales como la salud, educación, economía y tecnología.

Esperemos que al final de su gobierno no sea como esta gestión que está de salida, tanto en el Ejecutivo como en el Legislativo.

En el Congreso es una vergüenza lo que acaba de hacer la titular, Mirtha Vásquez, de subir los salarios a personal de su entorno. Este hecho, aparentemente, lo habría hecho tomándose más atribuciones de las que le corresponden.

Pues un grupo de parlamentarios denunciaron que la decisión de Vásquez no ha sido informada ni aprobada por el Consejo Directivo del Congreso, “tal como lo exige el artículo 30 del Reglamento del Legislativo y la Ley 30647”.

Otro hecho bochornoso provino de parte del propio mandatario, Francisco Sagasti, quien a pocos días de dejar su mandato, hizo un hecho que se puede interpretar como que ha buscado beneficiarse económicamente, y claro está, de la mamadera del Estado.

Como es sabido, el Congreso aprobó un proyecto de Ley para eliminar la pensión vitalicia de los expresidentes de la República. Pero, creo yo que buscando su propio interés, Sagasti esperó hasta el último día para la autógrafa mencionada. Es decir, parece que el congresista encargado de la presidencia de la República, Francisco Sagasti, quiere seguir ganando S/ 15 600 al mes, luego de dejar palacio el 28 de julio.

Hoy Pedro Castillo solo espera siete días más para convertirse en el presidente del Perú y desde esta humilde vitrina le depositamos la confianza del caso para que, como se dijo, trabaje bien y nos tape la boca a sus opositores.

Esperemos que durante su mandato no se den hechos como los que estos días protagonizaron los titulares del Legislativo y del Ejecutivo, hechos que cualquier ciudadano pudiera leerlos como que buscan intereses particulares, y para eso no han sido elegidos.

Una primera muestra de su buena voluntad será el nombramiento de su gabinete ministerial, ahí podremos ver las primeras muestras de su política de gobierno. Con eso veremos cómo pinta su pensamiento sobre la Educación, las políticas económicas, de Comercio Exterior; cómo no de Salud, que aún queda mucho por hacer, en fin, de todos los puntos clave para que se sienta que el país avanza.

Alas y buen viento para usted y su equipo, señor Pedro Castillo. Pensando en el Perú deseamos que nos demuestre que sus opositores estuvimos equivocados y que usted sí está pensando en los intereses del país. Seremos los primeros en aplaudirlo cuando las cosas salgan bien.

¿Qué opinas?

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

*