La tecnología es sin duda un adelanto de la ciencia, la información virtual hace que ciudadanos e instituciones, puedan contactarse con personajes y entidades de todos los países del mundo, a través de redes sociales, páginas web, APP, y otras plataformas tecnológicas, muchos usuarios puedan dialogar desde su computadora o celular, con personas inherentes a su círculo profesional.

El mundo digital hace que existan alternativas de comunicación aun cuando ocurra restricción por alguna avería en la transmisión electrónica de los medios, si usted observa que no puede seguir la información de su emisora favorita, porque la señal de la radio se interrumpió, solo tiene que apelar al mecanismo virtual del celular, de manera que usted pueda continuar con la información.

Está claro que estas herramientas de comunicación, siendo indispensables, no dejan de ser sofisticadas; hace años, nadie podría avizorar, que el lenguaje virtual lograría ingresar a los sectores intrincados y agrestes de nuestro país, y que sus pobladores entendieran la modernidad y apostaran por la globalización, hoy es muy común observar a un comunero portando un celular.

En esa línea, en la llamada nueva realidad, se ha generalizado la comunicación virtual para que tengan acceso todos los segmentos de la sociedad A, B, C, D, es decir ricos, pobres y muy pobres, quienes pese a las diferencias económicas y status social no dejan de tener un celular en el bolsillo o en la cartera, con el cual se comunican con los familiares, hacen negocios o realizan reuniones

Todos estos mecanismos tecnológicos virtuales, hoy son de gran utilidad, porque hacen posible que mucha gente pueda recibir bonos de solidaridad que vienen entregándoles a las personas sin trabajo y en pobreza extrema, por efectos de la pandemia, pero como toda regla tiene una excepción, el gobierno no ha tomado en cuenta que existen personas con desconocimiento virtual.

La incapacidad de algunos, para ingresar a redes sociales, hace que mucha gente pregunte por los bonos de solidaridad y cómo cobrarlos, pese a que en los medios de comunicación, como la radio y la televisión, que son los más accesibles a la familia, incluso en el mismo celular, se encuentra la información, empero, la gente no prolija en el manejo de estas herramientas, sigue preguntando.

Por no estar al día con las herramientas tecnológicas, los ciudadanos siguen aglomerándose en los bancos, pese a las publicaciones donde les informan que existe un cronograma que deben observar para no estar haciendo cola, y depósitos que deben cobrar en su cuenta cualquier día de la semana, o cuando lo deseen, la desactualización virtual obliga a estas personas al aprendizaje.

Empero, peor es la situación de los adultos mayores, que continúan buscando respuestas sobre cuándo y dónde serán vacunados, pese a que existe mucha información, a ese respecto, tanto Essalud y Minsa han abierto páginas virtuales donde explican el cronograma de atención y donde señalan que deben registrar sus datos en APP, la verdad es que deben asistirse por sus familiares.

¿Qué opinas?

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

*