Competencia de vacunas

0
310

Para nadie es una novedad, conocer que el gobierno, no ha tenido mucha lucidez ni velocidad para obtener las vacunas de los laboratorios internacionales que las producen, empero, su adquisición está señalada para este año, pero tantos han sido los desaciertos del gobierno, que se ha generado gran escepticismo, por lo cual han convocado a entidades privadas para que se sumen.
Quienes alguna vez participamos en las gestiones del Estado como servidores públicos, sabemos que las entidades gubernamentales son malas administradoras de la cosa pública y muy lerdas para lograr sus objetivos, porque muchas veces rezagan el bien público en su accionar, en ese contexto, resulta plausible que extiendan sus brazos a privados, algunos exitosos en sus gestiones.
En esa lectura, se ha generado la gran la responsabilidad de adquirir vacunas contra la Covid-19, abriéndola a terceros, mirando positivamente, será una saludable competencia, esperando que su concurso pueda suplir las deficiencias del Estado, y pueda contribuir a ampliar el espectro de las adquisiciones, sin embargo, ello no alejará al Estado de la obligación de dar salud a los ciudadanos.
El tema, sin embargo, ha generado cierta polémica, creyendo que con ello, el gobierno podría promover la adquisición de vacunas de manera comercial, obviando su gratuidad, tema que no es cierto, pues la ampliación de la cobertura, no prescindirá de su aplicación gratuita, de parte del Estado; la comercialización no es mala, es otra alternativa para su aplicación contra la Covid-19.
En tanto, debe precisarse, que las adquisiciones de vacunas, resultan ineficientes, sino se cuenta con la logística, que permita la eficacia de su inoculación contra la pandemia, pues, algunas vacunas, requieren de refrigeración 70 grados bajo cero, tema que tendrá que solucionarse por su complejidad de almacenamiento, esta real situación deberá ser analizada por la empresa privada.
Es importante precisar, que pese a las medidas que se vienen tomando para la adquisición de vacunas, el tema es complicado, porque los laboratorios tienen que atender a los países de todo el mundo, algunos de ellos, abastecidos por millones de dosis de vacunas, pero que aún no cubren sus necesidades de llegar a sus extensos pobladores, una lucha intensa que se tiene que afrontar.
Empero, de darse la comercialización de la empresa privada, respaldada por el gobierno, mediante una norma oficial para su aplicación, esto no sería tan rápido, porque requiere la reglamentación, que se traduce en la dación de registros sanitarios y otros aspectos que tardarían su ejecución, de ahí que la adquisición de las vacunas por el Estado, tendrán la prioridad sobre las comercializadas.
Al final, señalar, que en mérito al concurso de tres ingenieros, integrantes de la Asociación Wayrachi, se vienen fabricando dispositivos para proveer de oxigeno de alta presión a los enfermos de COVID-19, mediante ello, se podrá evitar que sean entubados, pues los pacientes podrán ser asistidos mediante dicho elemento; su costo de 605 dólares, es un gesto contributivo.

¿Qué opinas?

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

*