COEXISTIR DE ESCÁNDALOS

0
175

La torpeza es una de las características que retratan a los funcionarios e instituciones de nuestro país, patear el tablero, se ha convertido en el menú de todos los días, la coexistencia nacional ha generado en los últimos tiempos, frecuentes disparates en el quehacer cotidiano, mientras el mundo avanza, el país se detiene, porque es incapaz de generar progreso sin un actuar pernicioso.
Con ese escenario, es muy difícil lograr coronar la transparencia y la justicia, porque siempre habrá personajes oscuros que buscarán obtener beneficios por encima de quienes padecen iniquidades, el caso de la inoculación de vacunas de Sinopharm, procedentes del gobierno chino, es una prueba de esto, porque se ha favorecido a 487 personajes, que no estaban considerados en los ensayos.
No es posible, que para apoyar a los políticos, amigos y familiares, investigadores médicos como Germán Málaga, y su equipo de trabajo, de la prestigiosa Universidad Peruana Cayetano Heredia participen de un despropósito y se repartan las vacunas, cuando estas todavía se encontraban en proceso de experimentación, mientras la gente sigue muriendo por falta de oxígeno y camas UCI.
La inoculación de vacunas sin garantías y sin registro sanitario, muestra la audacia de quienes permitieron su aplicación en el ser humano, un peligro contra la salud de las personas, quienes las recibieron arriesgaron su vida temerariamente, pero quienes aseguraron su eficacia y convencieron sobre su uso, debieron dirigirlas no a los funcionarios sino a médicos intensivistas
Esto demuestra el egoísmo que existe entre quienes manejan los servicios de salud, y quienes se encuentran a expensas de ayuda humanitaria y esta no se produce, quienes fueron beneficiados con vacunas, ante el crecimiento de la segunda ola, han priorizado la vida propia sobre la del semejante, alentados por académicos que realizan ensayos médicos con controvertidos intereses.
Los hechos nos revelan a un país en donde aún prevalecen las diferencias sociales, y donde se imponen los derechos de unos sobre los otros, una casta que parecía haber desaparecido con el auge de una sociedad hegemónica, donde el colectivo es prioridad, y donde la homofobia ya no existe, lo que acaba ocurrir con la repartija de vacunas, es un caso inédito que debemos condenar.
Este retrato de nuestro país, ha hecho que desde fuera nos vean como un territorio con graves diferencias, con insólito manejo de lo político sobre lo humanitario, con gobernantes cada vez más cuestionados, donde el tema social se encuentra reñido con la educación de los gobernados, un pueblo ignorante, será siempre la comidilla de los ricos que prevalecen con tráfico de influencias.
Volviendo a las vacunas, decir que lo ocurrido con la UPCH va por cuerdas separadas, está claro, que lo que se utilizó fueron los excedentes. En ese marco, se hace necesario actuar con respeto a la ley, que se acabe de una vez por todas, el imperio del más fuerte, que en el exterior no sigan viéndonos como «patito feo», inhábiles para actuar con equidad, entre gobernantes y gobernados.

¿Qué opinas?

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

*