La ex vocera de la bancada de “Perú Libre”, la tacneña Betsy Chávez, reveló en una entrevista a un medio nacional, que la intención del gobierno del presidente electo Pedro Castillo Terrones, es ubicarse al centro, por lo cual se colige que el mandato de Castillo sería de centro izquierda, con cierta equidad democrática, no se descarta un modelo con inclusión social e impulso económico.

La moderación sería la estrategia política del nuevo gobierno, que habría asimilado las ideas de “Nuevo Perú” como integrantes de “Juntos por el Perú” hoy participando en el equipo técnico de “Perú Libre” en la posición de centro izquierda, ellos vienen sumando en los requerimientos de la organización política que buscaría calmar las aguas contra el extremismo de algunos de sus líderes.

De una prédica vehemente, realizada en la primera etapa de su campaña de la segunda vuelta, donde se planteaban algunos conceptos del ideario de “Perú Libre”, de clara prédica marxista-leninista, Pedro Castillo pasó a construir un nuevo discurso en su plan bicentenario para los cien días de gobierno, con cambios sustanciales en la propuesta, lo que presagiaría una ponderación.

Empero, la percepción que se tiene, es que algunos de los líderes de derecha han absorbido el primer discurso de Castillo Terrones y es difícil un cambio de opinión; la mayor incidencia de los políticos de oposición, está referida a la Asamblea Constituyente, que no la establece la actual Carta Magna, pero es vía para realizar los cambios, que podrían ser traumáticos en nuestro país.

Se cree, que a través de la vía Constitucional un gobierno de izquierda pueda tener la codicia de perpetuarse en el poder, desoyendo el derecho democrático que tienen las principales sociedades del mundo, que como sabemos permiten que sus ciudadanos puedan elegir y ser elegidos, esto no sucedería si el gobierno, da vuelta a la página y se convierte en un régimen totalitario muy radical.

Como sabemos la Constitución Política del Perú exige la renovación de autoridades políticas de los gobiernos cada cinco años, respecto al Ejecutivo, e incluido el Legislativo, por el mismo periodo de tiempo, y cada cuatro años, corresponde a los gobiernos regionales y los gobiernos locales, pero en gobiernos totalitarios, las convocatorias solo son formulismos, operadas desde las dictaduras.

Es importante indicar, en relación a lo que ocurre en países como Venezuela, Nicaragua y Cuba, con sendas tiranías enquistadas, lo que se aplica, es la sucesión de las dictaduras a manos de una sola familia, o de personajes de su entorno familiar o político, como el Castrismo y el Chavismo, pero lo que genera rechazo es que las revoluciones, solo han servido para cambiar de opresores.

La línea suscitaría de Chávez a Maduro, no llegó a través de revoluciones sino por la vía electoral, empero con el militarismo cómplice; se eternizaron en el poder generando hambre y genocidios, Evo Morales (Bolivia) estuvo muchos años en el poder y fue echado por fraude y corrupción. Fidel y Ortega depusieron a Batista y Somoza en Cuba y Nicaragua, y se convirtieron en nuevos tiranos.

¿Qué opinas?

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

*