Bichito de reportero

0
149

Cuando uno empieza a tomarle el gusto a las noticias, y por ende, redactar artículos, se dice que tenemos bichito de reportero; el bicho es pegajoso, fastidioso, espeso; una lata; que hace que la gente los ahuyente, cuando estos empiezan a girar por encima de nuestras cabezas, durante un almuerzo o una reunión, esta situación es tomada para graficar la incesante actitud del reportero
Empero los caza-noticias, paparazis, chismosos, correveidile o como se les quiera llamar, son importantes en el quehacer cotidiano, porque a través de ellos, la población puede enterarse del devenir de la información; donde exista un atentado, un accidente, un crimen; el reportero está ahí, porque se ha convertido en un sabueso que husmea, las situaciones que generan las noticias.
Si usted observa a un reportero caminando circunspecto, girando como un bichito, es porque algo viene ocurriendo, porque nadie se encuentra en algún lugar, sino existe alguna situación que lo motive, esto pasa muchas veces en la ciudad; cualquier persona puede realizar sus tareas y observar un tumulto, que podría pasar desapercibido, pero si se halla un reportero es preocupante
En ese contexto, las casas periodísticas se han convertido en escuelas de paparazis; ahí se les forma, se les instruye sobre los elementos básicos, que debe contar entre sus herramientas para profundizar su investigación, pero sobre todo se le aguza el olfato, el reportero tiene que aprender a oler la noticia; entender que la presencia de un personaje público, conduce a generar una noticia
Sin embargo, no todo es fácil; para merodear situaciones, donde podría ocurrir un complot, una investigación reservada, o la captura de un pez gordo, se tiene que estar muy preparado; existen casos donde los reporteros tienen infiltrarse para desbaratar una organización criminal, si se tiene que consumir drogas para descubrir una mafia, tienen que hacerlo, hasta convertirse en espías.
Hace algunos años, un periodista, de nombre Isaac Montoro, quiso conocer el comportamiento de la gente que yace en el submundo del vicio, la perdición y la mendicidad, y decidió convivir con ellos, vestido de harapos, pasó días y noches para entender la realidad de esta gente, era una suerte de tesis, que utilizaba este destacado colega para luego escribir su historia, en un matutino
Si alguno de nosotros tiene bichito de reportero, podrá hacer esto y mucho más, pese al peligro que existe, cuando la intrepidez desafía situaciones ocultas, y que para desentrañarlas se requiere arrojo y valor, habida cuenta que en busca de la verdad, se tiene que correr algún riesgo, porque la mafia no está dispuesta que la investiguen, cuando lo advierten pueden incluso, ultimar al intruso.
Hace algún tiempo ciertos colegas que hacían hípica, fallecieron por investigar a la mafia, que existe en diversas organizaciones criminales donde está en juego el dinero; estos sujetos pueden aparecer cordiales, pero , estar ocultando su villanía, que solo sale a luz cuando son investigados, si se hurga más allá, pueden aparecen negocios de corrupción; esto hace de riesgo las pesquisas.

¿Qué opinas?

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

*