La insolencia no tiene límites, el exministro de Defensa, Walter Ayala, se presentó al congreso de la república, justo el día que el presidente de la república Pedro Castillo, viajaba a Ayacucho para dar a conocer lo realizado en sus cien días de gestión. Lo primero que hizo Ayala fue pechar a los congresistas empezando por Jorge Montoya, acusándolo de adelantar opinión, por ende recusarlo.

Por lo visto “la ignorancia es atrevida”, en cada actitud de los ministros designados “a dedo” por el gobierno, que no pasan por un filtro antes de ser convocados para asumir cargos tan importantes en cada uno de los portafolios, al parecer Walter Ayala, nunca supo lo que significa ser autoridad política, su intervención muestra total desubicación, al confundir al congreso con el poder judicial.

El almirante Montoya, le llamó a la reflexión, y le hizo entender que se encontraba frente un foro político, donde los congresistas pueden decir lo que piensan, antes o después, sin ningún problema, fue luego que Ayala le reclamara, para qué lo citaba, si existía una opinión en su contra que ya lo sentenciaba, al ministro no le quedó otra que anunciar su dimisión irrevocable al cargo.

Lo cierto es que Ayala “tenía comprado todos los boletos” para su desafuero, el tema de la intromisión en los ascensos de las fuerzas armadas, (Ejército y FAP, excepto La Marina) es una afrenta incalificable que debe investigarse, Walter Ayala como titular de la cartera de Defensa, era el responsable político y como tal su cabeza debería rodar, más allá del secretario y del presidente.

Hoy el gobierno enfrenta otro problema, reemplazar a Walter Ayala en el Ministerio de Defensa, y ojalá que esta vez acierte el gobierno, porque hasta el momento todos los que han llegado a la PCM para realizar el enroque, han sido igual de impresentables o peores que los anteriores, léase, Luis Barranzuela, (Interior) Carlos Gallardo (Educación) el caso de Mirtha Vásquez es la excepción.

A cada error que comete el gobierno de Pedro Castillo Terrones, la oposición ríe, porque no tiene que intervenir ni tampoco que la endilguen de obstruccionista, porque son ellos los que con sus desaciertos colocan su cabeza en la guillotina, al equivocarse permanentemente en la designación de sus ministros, con un doble discurso frente al foro y ante la masa, parecen seguir en campaña.

Lo nuevo del fin de semana, además de la deserción de Walter Ayala como ministro de Defensa ha sido la sorpresiva designación del excongresista Lenin Checco Chauca como jefe del gabinete de asesores del Ministerio de Energía y Minas y de Rubén Alonso Cano Mendoza (ex asesor político de Ollanta Humala y Martín Vizcarra) como flamante secretario de comunicación social de la PCM.

En tanto el presidente del Banco Central de Reserva (BCR) Julio Velarde Flores empieza a tener problemas porque voces del gobierno de Perú Libre presionan para su cambio, al parecer no le perdonan no ser de su entorno, lo último, el ministro de Educación será citado al congreso para que informe sobre los exámenes de nombramiento de maestros con resultados puestos a la venta.

¿Qué opinas?

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

*