Dos hechos llamaron mi atención en la mañana de ayer en Andahuaylas. Uno, la reacción de algunos comunicadores que protestaban contra el alcalde provincial por querer adjudicarse para sí la campaña realizada por los ciudadanos de esta ciudad, quienes con su esfuerzo lograron el financiamiento de un tomógrafo, contra ello insólitamente la municipalidad se hacía de la autoría.

La denominada “placa de la vergüenza” ya no será causa de aberración de los pobladores, que una vez más tienen la oportunidad de denostar contra malos gobernantes, que hacen muy poco por el pueblo y aprovechan toda circunstancia para demostrar la poquísima estima que tienen con los gobernados, este hecho generó repercusión en la población que protestó con mucha indignación.

Si bien la municipalidad provincial de Andahuaylas dispuso a su personal para apoyar la medida, en la plaza de armas local, fueron los medios de comunicación los que generaron la convocatoria de los ciudadanos, incluidos periodistas y organizaciones sociales y gremiales, quienes a brazo partido participaron de una radiotón , mediante la cual pudieron cumplir los objetivos trazados.

Este hecho es apenas la punta del iceberg, de muchos otros que existen en el gobierno local, porque la insatisfacción social se observa en todos lados, las autoridades no han cejado en sus intentos de generar el desprecio de los usuarias por la pésima gestión que realizan, en la situación presente, de falta de trabajo salud educación, el gobierno provincial sigue en deuda con el pueblo.

Dos, el segundo hecho, fue la entrevista que realizó un colega de un medio local con el conocido y experimentado político Francisco Diez Canseco, que en algún momento también fue periodista de investigación, en la época más conmocionada del país. El hoy líder de Perú Nación de 75 años, fue invitado para fijar su posición, respecto a la actualidad política actual y demostró su versación.

Fue importante tener a Diez Canseco Távara a través de un medio de comunicación porque su vasta experiencia obtenida en los planos políticos, periodísticos y sociales, generaron un sabroso dialogo con el conductor de Frente a la Prensa, quien en un momento cuestionó la actitud de la derecha de querer arrinconar al gobierno pidiendo la cabeza de algunos ministros sin fundamento.

A Diez Canseco, lo entrevistamos en 1992 mediante un reportaje que le realizamos, cuando él presidía el Consejo de la Paz, en la reciente entrevista, que en algún momento se convirtió en contrapunteo por las ansias del aún joven colega, pues quería hacer prevalecer su tesis de que se debe actuar contra un ministro recién si este hace daño el país, para luego tomar ciertas acciones..

Al parecer el colega local no tiene memoria, de que Iber Maravi, exministro de Trabajo fue un cuadro senderista, que protagonizó atentados dinamiteros e incendiarios durante su juventud, lo que lo descalificaba para participar del gabinete, en tanto Guido Bellido, investigado por apología al terrorismo, actuaba con misoginia e intimidación, lo que lo configuraba como un impresentable.

Al final el colega no pudo ponerse de acuerdo con Francisco Diez Canseco, que le lleva muchas horas de vuelo, diciendo que se ubicaba al centro cuando en realidad apuesta por las ideas de izquierda, mientras Diez Canseco confesaba ser de centro izquierda y es hacia ahí donde debe apuntar el gobierno de Pedro Castillo y desvirtuar las ideas trasnochadas de don Vladimir Cerrón.

¿Qué opinas?

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

*