Médicos del hospital de Andahuaylas denuncian abandono de autoridades en lucha contra el covid-19

“Nos han dejado solos”, esta es la frase que muchos profesionales de la salud expresan ante la falta de oxígeno y camas para atender dignamente a los ciudadanos que han dado positivo al covid-19 en la provincia de Andahuaylas; y es que, a un año de la pandemia no se han superado las brechas y esta es aún marcada.

A más de 365 días de emergencia sanitaria la provincia de Andahuaylas no cuenta con una planta de oxígeno que ayude a los héroes de blanco a darle lucha al virus; al contrario, este medicamento es escaso y hasta un lujo en tiempos de pandemia. En este escenario ninguna autoridad local, provincial y menos regional, pese a los ingentes recursos para combatir la expansión del nuevo coronavirus han mostrado calidad en el gasto público, dejando hospitales estatales colapsados, mientras las familias lloran a sus muertos por el covid.

¿No se cuenta con recursos estatales para adquirir una planta de oxígeno? Esta es el cuestionamiento que muchos andahuaylinos nos hacemos, frente a la indiferencia con que actúan las autoridades; pues muchos de estos ya han sido inoculados con la vacuna anticovid; mientras los ciudadanos de abajo aún seguimos en la espera.

Como se sabe, el hospital de Andahuaylas se abastece de oxígeno medicinal de industrias Cachimayo dos veces por semana e incluso para salvar la emergencia se ha recurrido a préstamos del Hospital Guillermo Díaz de la Vega de Abancay, pero no han sido suficientes; pues la demanda es cada vez más; ejemplo de ello son los nuevos positivos que se registran por día, el mismo que supera los 100, siendo el pico más alto el de 492 infectados en solo 24 horas.

Y por si esto fuera poco, otro problema latente que ponemos en agenda de quienes manejan los recursos estatales, es la falta de balones de oxígeno, pues el número con que cuenta el hospital andahuaylino es limitado; entonces claro está que no hay oxígeno y tampoco sus contenedores; por lo que urge medidas inmediatas para superar esta triste realidad.

¿Qué opinas?

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

*