MEDIDAS MUY DISCUTIBLES

0
70

Carlos Iván Landa Kerschbaumer

¿Improvisación o imprudencia? Las tres medidas aprobadas por el Consejo de Ministros (PCM) en las últimas horas, son muy cuestionadas: Descarte del uso de mascarillas donde el 80 por ciento de la población y/o adultos mayores hayan recibido tres dosis; cien por ciento de aforo y anulación del distanciamiento social en instituciones educativas y castración química a los violadores libres.

Está claro, que no todos aceptan las medidas, un 60% está de acuerdo y un 40% se encuentra en desacuerdo, porque no existen estudios técnicos para arribar a conclusiones determinantes, habida cuenta que existen regiones donde la Covid-19 continúa presente, aseguran que en Ica, Callao, Lima Metropolitana, Lima Provincias y Ancash los vacunados con tres dosis alcanzan 80%

Se incluye a personas de 12 años a más, que se hayan aplicado las segunda dosis en ese porcentaje, la medida aplica en todo el territorio nacional; para los expertos no existe población con 80% de vacunados, indican que los maestros alcanzan el 97% con tres dosis y se espera que esta semana se alcance a todos de docentes; un anhelo positivo dentro de posiciones contrarias.

Mientras ello ocurre, en Andahuaylas se ha dado luz verde para que personal de salud y los adultos mayores de 70 años se apliquen la cuarta dosis, el requisito es haber transcurrido cinco meses desde la aplicación de la tercera dosis; como dijera Einstein: “educar con el ejemplo no es una manera de educar; es la única”. Los mayores deben mostrar el camino y los jóvenes seguirlo.

En tanto, en el caso de la castración química, el proyecto del ejecutivo es que la medida se aplique solo en casos que los violadores hayan cumplido su condena y se encuentren en situación de libres, empero el tema le costará mucho dinero al Estado, se estima, que debe ejecutarse la medida cada seis meses, el costo sería S/. 2‘500 mil; algunos plantean activar la pena de muerte.

Destacados especialistas refieren que la eficacia disuasiva de la castración química es relativa, si bien el procedimiento disminuye el impulso sexual “al evitar la erección e imposibilitar el orgasmo”, ellos advierten que en la conducta del reincidente, “muy poco juega la idea del castigo, porque se logra esconder esa posibilidad, pensando en que la evitará y que no lo van a descubrir.

Para el psiquiatra de la UPCH Humberto Castillo “La conducta del abusador no solo es sexual, sino también hay una motivación agresiva. Por más que la conducta sexual pueda disminuirse e inhibirse, la otra, la agresiva, va a estar ahí. Otros expertos afirman, que “no toda la hormona masculina, la testosterona, se produce en el testículo, también ocurre en otras partes del cuerpo”.

Según las investigaciones realizadas, California (Estados Unidos) fue el primer Estado que usó la castración química como una pena para los delincuentes sexuales. En los casos en que la víctima es menor de 13 años de edad, los jueces en California pueden exigir a los delincuentes primarios a someterse a la castración química. Después de un segundo delito, el tratamiento es obligatorio.

En Iowa y Florida, los infractores pueden ser condenados a la castración química en todos los casos que involucren graves delitos sexuales. Al igual que California, el tratamiento es obligatorio después de un segundo delito. El gobernador de Luisana, firmó el proyecto 144 del Senado del 25 de junio del 2008, que permite a los jueces condenar a los violadores con la castración química.

¿Qué opinas?

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

*