Gilberth Godoy Medina y su esposa son los alferados

0
631
MISA VIRTUAL SE CELEBRARÁ EN EL SANTUARIO DEL SEÑOR DE HUANCA CAMPANAYOCC

El 14 de septiembre el día más importante para los devotos del Señor de Huanca. Este año por las circunstancias difíciles que vive el país, enfrentado al nuevo virus de Covid-19, los encargados y Alferados dieron a conocer que se llevará a cabo una misa virtual para todos los feligreses a partir de las 10:00 de la mañana.
HISTORIA
En la historia de Señor de Huanca, no podía faltar, Diego Quispe Quimiche, quien era un humilde campesino sometido al trabajo forzado. En una ocasión un español castigaba a látigo limpio a un indígena, Diego, al ver esta situación salió en defensa del injustamente castigado hombre.
El capataz español sin titubear mandó a encerrar a Diego, dando la orden de que al día siguiente debía ser severamente castigado. Durante la noche pensaba en el duro castigo que recibiría, y optó por escapar, para esto debía cruzar los montes de Huanca, mientras tanto la luz del día amenazaba con delatarlo. Así que buscó refugio, llegó a unas rocas que aglomeradas, servían como una especie de caverna bien segura. Diego aún temeroso por el castigo que recibiría si lo encontraban, oró todo el día el «Padre Nuestro» y el «Ave María».
Durante el día se sintieron los pasos de los españoles que lo buscaban, sólo el poder de Dios hizo que Diego no sea encontrado, hasta que por fin llegó la noche y Diego se dispuso a partir, al observar el cielo se dio cuenta que no había luna. De pronto, una luz lo deslumbraba, ante sus ojos una claridad desconocida iluminaba una escena sorprendente.
Era Jesucristo sangrante por los azotes recibidos, Diego estaba embargado por una emoción divina y permaneció inmóvil, casi fuera de sí, adorando a su Redentor. En eso, Jesucristo le dio un mensaje a Diego: «Diego… Diego… te he elegido para que seas una paloma, una paloma mensajera de mi bondad y misericordia, este lugar ha sido escogido para ser volcán de amor y un refrescante manantial de perdón, anda a tu pueblo preséntate ante el cura, haz tu comunión y vuelve yo estaré aquí. Parte al amanecer».
Diego se quedó dormido, rendido por el cansancio, de hambre y por el cúmulo de emociones.
Al amanecer…. Jesucristo habló con Diego: Diego… levántate…ve a tu pueblo…
¡Taytay! No ha sido un sueño. Esto es real Cristo está aquí… soy tu humilde siervo. Toma este obsequio, Tayta Dios. Una simple crucecita de plata dejada al pie de nuestro señor, fue la primera adoración al Cristo de Huanca. Con el correr de los tiempos, numerosas peregrinaciones vendrían desde los más apartados lugares a depositar su fe en Dios.
Relato del Señor de Huanca

¿Qué opinas?

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

*