Ejército respondió por muerte de niñas a manos de un recluta

0
455
- Publicidad Articulo Superior -
Michael Oscco Quispe formaba parte del Servicio Militar Voluntario. Ejército del Perú rechazó cualquier acto de violencia contra la mujer, y más tratándose de menores.

El Ejército del Perú se pronunció sobre el caso del recluta Michael Oscco Quispe, quien confesó haber violado y asesinado a dos menores de edad en Andahuaylas.
En un comunicado, dicho instituto armado señaló que Oscco Quispe se presentó el pasado 10 de abril al Batallón de Infantería Motorizada N°35, acantonada en la ciudad de Andahuaylas, para realizar el Servicio Militar Voluntario.
«A los 23 días de internamiento, antes de culminar la fase básica de entrenamiento, el recluta solicitó ocho días de permiso, desde el 3 de mayo del presente (mes), por no adaptarse a la vida militar. Luego de ese periodo, no se reincorporó al Batallón», indicó el Ejército del Perú.
Ante ello, la entidad castrense dispuso «de manera inmediata» que el Sistema de Inspectoría del Ejército inicie una investigación con el fin de proceder a la baja definitiva de Michael Oscco Quispe y presentar la denuncia correspondiente en el Fuero Militar Policial. En su pronunciamiento, el Ejército remarcó que las Fuerzas Armadas apoyan al Ministerio de la Mujer y Poblaciones Vulnerables para que brinde el soporte correspondiente a los familiares de las víctimas; además de otorgar todas las facilidades necesarias a la Policía Nacional y al Ministerio Público para las investigaciones correspondientes.
«El Ministerio de Defensa y el Comando del Ejército deploran y rechazan enfáticamente cualquier acto de violencia contra la mujer, más aún si son menores de edad; y reitera su firme compromiso de desterrar este tipo de comportamiento de los miembros de la Institución. Asimismo, expresa sus más sentidas condolencias a los familiares de las víctimas, con quienes se solidariza y acompaña en su dolor», se señala en el comunicado.
– Violencia y duelo –
Este domingo, tras conocerse la captura del asesino confeso, alrededor de 500 personas se enfrentaron a varios agentes de la Policía Nacional en los exteriores de la comisaría de Andahuaylas (Apurímac). Los manifestantes exigían que la Policía entregue a Oscco Quispe para lincharlo y tomar la justicia con sus manos. Varias autoridades se pronunciaron para llamar a la calma a la población. El alcalde de Andahuaylas, Abel Gutiérrez, informó que se ha declarado duelo provincial por dos días y que procederán a izar la bandera a media asta, a raíz del caso de violación y asesinato de dos menores que ha conmocionado a los ciudadanos.

- Publicidad Articulo Inferior -

¿Qué opinas?

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

*