Las regiones de Piura y Lambayeque viven en estos momentos una crisis pandémica por efectos de contagios de coronavirus generada por la variante brasilera, obligando al gobierno a actuar con velocidad llevando apoyo con plantas y balones de oxígeno trasladados desde la capital y desde el vecino país del Ecuador, el tema es una alerta y compatible con lo que puede ocurrir en adelante.

El Ministerio de Salud (Minsa) detalló que en Piura se está instalando una nueva planta de oxígeno enviada al Hospital Santa Rosa, también se ha enviado 9 kits de Unidad de Cuidados Intensivos (UCI) que constan de camas UCI, ventilador mecánico, monitores, etc., así como 50 balones de oxígeno medicinal”, a Chiclayo, está enviando una planta de oxígeno, 50 balones y 8 kits de UCI.

Lo que viene ocurriendo en ambas regiones otrora muy visitadas por turistas que recorren sus playas para ponerse en contacto, en el primer caso, con los cetáceos y en el segundo caso, conocer sus tradiciones, son hoy territorios de terror por el efecto que causa la covid-19 a los ciudadanos, que si bien tienen que seguir desarrollando sus actividades son presas de inseguridad.

Cuando se creía, que la cuarentena de semana santa, evitaría que se produjera nuevamente incrementos de contagios por coronavirus, como sucedió durante las fiestas de navidad y año nuevo, los resultados golpean al gobierno, porque muchos ciudadanos emprendieron sendas “huidas”, trasladándose en cuanto medio de transporte podían, para buscar encuentros familiares.

Los viajeros usaron transportes interprovinciales, antes que la prohibición pudiera evitar sus traslados, incluso trasgrediendo las horas del toque de queda, con total irresponsabilidad y abarrotando paraderos, esta situación ha generado que se produzcan nuevas infecciones por efecto del coronavirus y otra vez, llevaron y trajeron virus en el cuerpo y contagiaron a los suyos.

Lo cierto es que una vez más los usuarios hacen caso omiso a las alertas que demandan las autoridades para evitar que se siga incrementando los contagios por efectos de la variante brasilera de coronavirus, que multiplica las infecciones y hace muy vulnerables a las personas, la consecuencia de esto lo vemos todos los días con la serie de pacientes que desbordan hospitales.

Durante los días festivos, el virus ha viajado en los cuerpos de los ciudadanos, sea durante las visitas a sus destinos, o al regreso de sus viajes, y nuevamente la infección se traslada a los familiares, que son los que asumen el efecto de la enfermedad, y perjudican su salud, como se sabe, el gobierno viene evitando la visita a familiares en días feriados, pero no se acata la medida.

Si los contagios se siguen incrementando y las muertes siguen explotando en los pacientes, no sería extraño que vuelvan las restricciones con mayor energía y vuelva a prohibirse el traslado turístico y el cierre de carreteras para evitar el foco infeccioso del coronavirus, si las cosas permanecen, no habrá medida alguna que detenga la intensidad de la cepa brasilera en este país.

¿Qué opinas?

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

*