LENGUAJE PERIODÍSTICO

0
325

Carlos Iván landa Kerschbaumer.

Ayer nos encontramos con un amigo de muchos años, y como ocurre con otros personajes, dicho ciudadano, también gustaba de identificar a las personas por sus grados o títulos, algo que no se utiliza en la redacción periodística moderna, si usted pone un poco de atención, notará que a una autoridad política, se le identifica por su cargo, no por su grado, como algunos acostumbran aquí.

Llamar doctor, magíster, PhD, y/o cualquier otra credencial, resulta hasta huachafo mencionarlo, cuando nos referimos a una autoridad pública, para demostrar las capacidades y competencias del profesional, a quien nos referimos, porque lo más importante es su cargo; este es un vicio, que se ha hecho reiterado, pues se cree, que de esta manera se eleva el ego de las autoridades.

Cuando leemos un diario, periódico o revista, nacional o internacional, que como sabemos, antes de salir a la venta, durante el proceso de edición, pasa por el control de calidad, lo que significa ser revisados sus textos, por un equipo de profesionales de lingüística, resulta casi natural, que se usen términos como el presidente Pedro Pablo Kuczynski, o la primer ministra Mercedes Araoz.

Como puede observarse, se prescinden términos como doctor o doctora, pues como sabemos ambas autoridades políticas son doctores en Economía, grados que no requieren enunciarse, sobre todo en lo que respecta a nuestra labor periodística, que tiene algunos códigos distintos, a los que se utilizan en ceremonias públicas, donde se resaltan los grados del personaje a destacar.

El periodismo de los nuevos tiempos, ha venido generando una manera distinta de informar, pues se prefiere la simplificación, sobre la ostentación, en el caso de personas, cargos e instituciones, se dice, por ejemplo, ministro de Educación, Idel Vexler, cuando se trata de autoridades públicas, pero cuando se desea destacar a la entidad, que él representa, se dice Ministerio de Educación.

Como puede notarse, no se utiliza licenciado, profesor, maestro, cuando se requiere mencionar al personaje de referencia, porque el grado es absorbido por el cargo, que tiene mayor relevancia, en ningún caso se utilizan ambos términos, qué huachafo, sería por ejemplo decir; el ministro del Interior, sociólogo Carlos Basombrío, anunció ayer, que su sector adquirirá una flota de vehículos.

Entre las licencias, que otorga el periodismo, a quienes realizan la tarea de informar, en el que se incluyen, editores, diseñadores, correctores, y otros, es simplificar títulos, en el empleo de caracteres y otros, aún, en contraposición con las reglas del lenguaje, por ejemplo, muchas veces se inicia con cifras un texto, diciendo: “100 lingotes de oro fueron hallados ocultos en un sótano”.

Tras leer este comentario, esperamos que algunos redactores periodísticos, tomen nota de estos alcances, que les servirán en su tarea profesional, y que los jefes de las instituciones públicas, puedan licenciar a sus jefe de imagen, en la utilización de grados: en la comunicación pública, hagamos descansar a los doctores, magísteres, ingenieros y otros, evitaremos así, la huachafería.

¿Qué opinas?

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

*