Los días lunes, martes y miércoles, han sido programados por el Jurado Nacional de Elecciones (JNE) como las fechas de un debate presidencial ampliado, mediante el cual todos los candidatos tendrán la oportunidad de presentar sus programas de gobierno y confrontar con sus enemigos políticos, estarán beatos, incendiarios, democráticos e izquierdistas, porque así es la democracia.

La política es una lucha por el poder, en busca de alcanzar la presidencia de la república, una ilusión largamente acariciada para algunos, que no cesan en el intento, pese a que el infortunio, muchas veces juega en contra y se pierde el encanto, porque ser presidente de una nación se ha convertido en una ilusión, en el premio mayor, en la lotería, una perla para sumar currículo y  ego.

En marco de todo esto no faltan personajes furibundos,  apasionados y fundamentalistas religiosos y de extrema izquierda,  de todo hay en la viña del señor, por decir un término a propósito de semana santa, que este año está en receso, aunque la fe siga esperando la reapertura de iglesias y templos, empero la diatriba y la lucha de clases parecen no terminarse en este  país en desarrollo.

Está claro que nadie tendrá gratis la presidencia, para lograrlo se tendrá que superar un camino naturalmente espinoso, como los cactus hermosos de nuestro valle, la política es también hermosa pero termina convertida en puerco espín o erizo, cuando es mal utilizada y obscena   para lograr beneficios personales,  mancillar honras y  devastar a las familias con epítetos humillantes.

Resultaría  extraño, que con los candidatos que tenemos, pueda existir altura en la confrontación política, siempre existirá la vuelta al pasado,  enrostrándose a quienes precedieron mal y  tuvieron la dificultad de no entender a la sociedad, incubando el descontento de la masa popular,  siempre enfrentada a los gobernantes y yendo por caminos distintos, por la arbitrariedad que es evidente.

La estabilidad es un tema político diferido, que no se logra superar, porque las disputas por el poder  son  frecuentes, con una sola agenda,  la de aplastar al contrario en el camino de dividir al país ideológicamente y perversamente, las disputas políticas han generado que la lucha de clases renazcan y el odio pase a ser una conducta natural por la frustración de una agenda sin cumplirse.

Las posiciones políticas son muy marcadas en nuestro país, que suele navegar entre derechas e izquierdas, en un mar profundo, de ahí que el debate político, es una buena ocasión  para vacar las discordias e iniquidades y apostar por el futuro del país, pero en ese marco el tema más complicado es tener coincidencias, pues cuando uno va hacia el norte el otro se dirige hacia el sur.

Con el debate político de estos tres días, el camino parece estar llano para todos los candidatos que postulan a la presidencia de la república, hoy las encuestas políticas, hacen que las cosas se emparejen, la derecha, siempre estuvo a la cabeza y la izquierda era el furgón de cola, ahora  la derecha  tiembla, porque la izquierda letal avanza, con sus posibilidades de alcanzar el gobierno.

¿Qué opinas?

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

*