EL TREMENDO JUEZ

0
396

Carlos Iván Landa Kerschbaumer.

El Juez Richard Concepción Carhuancho, se ha puesto de moda, porque cada una de las audiencias públicas programadas por el referido magistrado, han sido realmente maratónicas, pues está acostumbrado a agotar cada caso, sin dejar nada para después, por tal razón, sus sentencias han sido de madrugada, y algunos, recién se han enterado, cuando estaban en sus casas descansando.

El periodista, que por razones de horario, no sigue estas audiencias, por ser demasiado extensas, no tiene ningún problema, de recoger la información y retransmitirlas, horas después de un placentero sueño, esto pasa, generalmente, con aquellos, que observan el desenlace, de los medios limeños, cuyos reporteros se fajan, y tienen que hacen turnos, antes de alcanzar el cierre.

En provincias, donde pocos reparan en las incidencias políticas del país, y solo se dedican al menudeo doméstico de la ciudad, aun, en temas de corrupción, que acostumbran seguir, a nivel local, debería importarles estos contenidos, que son en realidad, apasionantes, porque la política nuestra, de situaciones inesperadas, nos ha vuelto a algunos, dependientes del quehacer nacional.

En Andahuaylas, donde se gusta del gritoneo, y el folclorismo informativo, deberíamos poner más atención a los temas relevantes, que nos haga conocer hacia donde está yendo el país, y cómo hacer para que la población deje de pensar en el chisme barato, que tantos espacios se le otorga en los informativos, teniendo en cuenta que los programas sociales se generan desde el gobierno.

En ese contexto, hemos tomado la actuación del juez Richard Concepción Carhuancho, por haber marcado una tónica, para sacarse del medio las situaciones más escabrosas, como es abusar de la carcelería preventiva, cuando la sociedad le pide explicaciones, ante los casos judiciales más controvertidos, cuando esto ocurre, lo más fácil para el magistrado, es encarcelar sin sentenciar.

El nuevo código procesal penal, ha generado todo un pandemonio, en el tema judicial, pues, tanto fiscales, como jueces, ante la lentitud de los procesos, y en muchos casos pobreza de resultados, que ha hecho que el congreso les pida cuentas, se han visto acorralados, y para que no se siga hablando de ellos, han encontrado en las prisiones preventivas una manera de sacarse al enemigo.

La prisión preventiva hace que el país, perciba que las autoridades judiciales están cumpliendo su trabajo, castigando a quienes consideran lacras de la sociedad, y que son confinadas en la cárcel, hacen esto para que el tiempo en que permanezcan presos, les permita ampliar sus investigaciones, acopiar pruebas, y preparar sus expedientes, sin tener la presión de la sociedad.

Han encontrado en esta estrategia una manera de generar expectativa en su labor, y si no encuentran pruebas claras del implicado en hechos delictivos, los acusan de lavado de activos, como está ocurriendo con aquellos que recibieron remesas de dinero para sus campañas, lo que no está prohibido, por ser de origen privado, pero si lo es, si son utilizadas para delinquir, que mal.

¿Qué opinas?

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

*