El tiro por la culata

0
68

¿Ese es el congreso que queríamos? ¿El Perú voto por la izquierda?. Marco Arana y Veronika Mendoza deben estar frotándose las manos con satisfacción, porque partidos con tanta historia como Acción Popular, hoy está hecho pedazos, por los improvisados congresistas que existen, que se han convertido en socialistas, de la noche a la mañana, un tema que ha sorprendido a muchos.
Que Frente Amplio, Unión por el Perú, Podemos, ¿FREPAP?, conviertan en un estropicio al país, es fácil entenderlo, porque lo suyo, es trastocar al Perú en un estado socialista o nacionalista, y para ello están generando las condiciones que se requieren. Retiro del 25% de las AFP, desconocer los peajes, nombramiento sin presupuesto, abortar el CAS, y otros, actuando sin sustento técnico.
Todo ello podría ser magnífico, si el país se encontrara en una situación privilegiada con boyante economía, pero sucede todo lo contrario, el Perú ha agotado prácticamente sus reservas de contingencia y tiene que apelar al préstamo internacional para que le lancen un salvavidas, para que con ello, pueda sostener su raleada economía, que ha caído abruptamente y casi sin oxígeno.
Hoy el gobierno se encuentra en una disyuntiva, elevar la economía para generar recursos y cumplir con los programas sociales de desarrollo, o seguir pateando el tablero encerrando a la gente en sus casas sin posibilidades de trabajar, por el temor que siga incrementándose los contagiados por coronavirus, que prefieren contagiarse y comer, que aislarse y morir de hambre.
El tema es muy complejo, porque pese que algunas actividades económicas están volviendo progresivamente, cumpliendo los protocolos, lo cierto es que la gente, tiene la percepción de que ha estado en un centro de concentración nazi, y que ha recuperado su libertad, lo que hace a algunos pensar que todo será como antes, por eso que vuelven a agruparse y descuidan su salud. Nada más erróneo, la COVID-19, según los especialistas permanecerá con nosotros todo este año, y continuará en esa progresión el próximo año; es decir pasaremos dos navidades en casa sin poder abrazarnos, quedando contenidos nuestros afectos, todo ello está enmarcado en la llamada nueva convivencia que tenemos que asimilar con uso de mascarillas y con distanciamiento social.
La pregunta es: ¿el país está en condiciones de contrarrestar el coronavirus, cumpliendo estrictamente las medidas sanitarias, evitando las aglomeraciones, conservando dos metros de distancia y lavarse las manos con agua y jabón?, parece fácil decirlo, pero muy difícil acatarlo, porque en nuestra sociedad no existe la disciplina que si ocurre en los países asiáticos y europeos.
El éxito de algunos países que han logrado reducir el número de muertos, o revertir la enfermedad, es porque han acatado, lo que han dispuesto sus autoridades, para conseguir esto es preciso, que la población actúe con responsabilidad, algo que hasta hoy parece difícil de conseguir, el coronavirus ha dejado mal parada a nuestras autoridades porque el colapso social es evidente.
Los países de la región como Argentina o Chile, tienen menores índices de fallecimientos y contagios que en el Perú, porque en esos estados existe protección a sus habitantes, en temas tan sensibles como salud y educación, que son sostenidos sin costo por estos, pero ante una situación inesperada como el coronavirus el país no ha sabido responder, por falta de condiciones sanitarias. Empero, la guerra no es solo contra la pandemia, sino contra la gente irresponsable que encarece los productos y especula con los balones de gas, con clínicas que cobran cifras exorbitantes por hacer una prueba serológica o molecular, pese a que el estado las ha subvencionado, pero tenemos que reconocer a valerosos policías y médicos, muertos por COVD-19 en su tarea social.

¿Qué opinas?

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

*