ADIÓS CAÓTICO A «PELUSA»

0
51

Un entierro caótico que Diego Armando Maradona no merecía. La familia le dio un portazo a los fanáticos, que ocuparon cinco cuadras para darle el adiós al «Pelusa», luego de generarse desórdenes y enfrentamiento con la policía, que utilizó carros rompemanifestaciones para controlar a una turba que lanzaba artefactos y trepaba las rejas de la «casa rosada» de Argentina
Fueron pocos los que lograron ingresar disciplinadamente, a las puertas que conducía al ambiente donde se realizaba el velatorio del ex astro del fútbol argentino, considerado, «el mejor del mundo». Muchos quisieron tomar por asalto la casa y esto encolerizó a la familia, algunos treparon el edificio oficial, con violencia, pues rompieron un busto, y causaron destrozos en los ambientes.
En tanto, sacaron tranqueras de las calles, y vociferaban a voz de cuello, mensajes al líder muerto, mostrándole su afecto, pero de manera desaforada; con el cierre de las puertas, la familia suspendió el velatorio, que iba a realizarse por varias horas, incluso hasta la noche, para que los seguidores de Diego Armando Maradona, puedan despedirlo, pero luego todo se salió de control.
En un momento se hablaba de embalsar el cadáver del «Pelusa» por varios días para que el pueblo le diera su adiós, incluso se aseguraba que eso es lo que quería Diego, pero después, todo cambió, la familia decidió que el velatorio se hiciera solo en un día, no cómo se había dicho tras su muerte, que el entierro podría realizarse el sábado, por tanto, los comentarios apuntaban a dicha fecha.
Un hecho insólito ocurrió el jueves 26 de noviembre de 2020, fecha del velatorio, pues ante la masa de hinchas enfervorizados, se pensó trasladar los restos del ex mundialista argentino que pasó por Argentinos Junior, Boca Junior, Nápoli, y fue técnico de Gimnasia de la Plata, en un helicóptero, directo al cementerio, empero, sus restos fueron trasladados en un carro funerario.
Una vez más, la familia de Diego Armando Maradona, puso sus condiciones, su entierro se realizaría en un camposanto privado, denominado, Jardines de Bellavista, allí los restos del crack fueron inhumados, se indica que el vehículo, durante su trayecto, avanzaba zigzagueando, como si Diego se encontrara haciendo regates en los campos del fútbol; no se entendía que se pretendía.
Con esta decisión, la familia del «Pelusa», aleja al ex crack argentino del acceso del pueblo a su tumba; lejos del predicamento del astro, que respiraba aroma popular, y participaba de la defensa de la sociedad, más allá de sus antecedentes deportivos, Maradona fue un defensor de su gente quienes hoy sienten su partida, no tendrán quien los defienda, tampoco el gremio de futbolistas.
«El Diego», ya no está más, físicamente con su pueblo, pero su espíritu seguirá iluminando a los argentinos y a sus seguidores de todo el mundo, como si fuera un Dios, en tanto los informativos seguirán hablando de él por mucho tiempo, seguirá cantando con Pimpinela, desde el cielo, el arriba, y ellos en la tierra, seguirá criticando a las autoridades, y escuchando plegarias por la paz.
El ídolo se fue, pero deja una gran siembra generacional, se afirma que deja once hijos; algunos reconocidos otros no; entre ellos será distribuida su fortuna, sería de 75 millones de dólares, pero afirman que es más, además de cuatro casas y vehículos exclusivos, al final se especuló que su muerte pudo evitarse, pues habría estado vivo, cinco horas antes de su deceso y no fue atendido.

¿Qué opinas?

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

*